Cali, ejemplo de construcción sostenible en Colombia y Latinoamérica

29 agosto 2022. Por: Asuntos Corporativos y  Comunicaciones – Alianza para la Renovación Urbana de Cali.

Roy Alejandro Barreras, director de Planeación Municipal de Cali.
Fuente: El Espectador

Con el Manual de Construcción Sostenible para Cali se busca motivar a las constructoras para realizar proyectos favorables con el medio ambiente y con sus habitantes, y así, construir ciudades amigables que permitan mitigar y adaptarse al cambio climático.

El cambio climático es un problema que se puede y se debe tratar desde diferentes campos, sectores y actividades. Por eso, fomentar la construcción sostenible se hace cada vez más urgente, dado que el sector constructor es uno de los que más demanda energía y agua, y más emisiones de carbono genera.

Es por eso que la Alcaldía de Cali lanzó su Manual de Construcción Sostenible, el cual reúne 120 criterios de sostenibilidad y será “una herramienta, una norma, y una guía de buenas prácticas para el sector de la construcción en materia de sostenibilidad”, dijo Roy Alejandro Barreras, director de Planeación Municipal de Cali, quien también contó a El Espectador cuáles serán los beneficios de la construcción sostenible para constructoras, propietarios, inversionistas y habitantes, y por qué este Manual es un ejemplo para Colombia y Latinoamérica.

¿En qué consiste el Manual de Construcción Sostenible?

El mundo cada vez más concentra su población en las ciudades, y la consecuencia de eso ha sido que en las ciudades se usa más del 78 % de la energía que se consume en el mundo. Más del 80 % de las emisiones de carbono tienen que ver con las ciudades. Y dentro de esas emisiones de carbono de las ciudades, pues más del 36 % de emisiones son del sector edificador. Ese esfuerzo de combatir las emisiones de carbono empieza en las ciudades, y es particularmente importante en las ciudades de los países en desarrollo. Nosotros somos la tercera ciudad de Colombia, y Cali ha crecido cuatro veces su tamaño en los últimos 50 años todavía está creciendo y aún tenemos la oportunidad de transformar la manera en que estamos construyendo el entorno.

Construimos ese manual de la mano del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible y la Cooperación Suiza, y creemos que será una experiencia que se puede replicar en otras ciudades, porque hemos construido un manual muy robusto, con más de 120 criterios de sostenibilidad, criterios que tiene que ver con urbanismo sustentable, con ahorro de energía, con ahorro de agua, con reutilización de materiales.

El Manual tiene seis categorías. Hay una categoría urbana, tiene que ver con la manera en que se urbaniza, y otras edificatorias, es decir la manera en que construyen el edificio. Las categorías tienen que ver urbanismo sostenible, calidad del ambiente interior, material sustentable, eficiencia en ahorro de agua y de energía, infraestructura verde y una de drenaje sostenible.

¿Cuáles son los retos para hacer construcción sostenible en Colombia?

Lo primero sería decir que hoy la construcción sostenible es la excepción, hay muy pocos proyectos que optan en certificarse, y creemos que los incentivos que están planteados han sido insuficientes, o no parecieran ser suficientemente atractivos.

Hicimos un ejercicio financiero, una de las hipótesis era que estas medidas no se adoptaban porque eran costos adicionales, pero muchas medidas son simples, de diseño arquitectónico, y en la medida en que los proyectos las incorporan desde el principio podrían: no significar costos adicionales para el constructor y sí podrían tener ahorros significativos en el uso final de energía del edificio, o en la reutilización de materiales, o en la reutilización de aguas. Entonces lo que se quiere es llamar la atención de los constructores para que incorporen estas medidas, pues eso será lo que ayudará a transformar la manera en que se está construyendo Cali.

¿Cuáles son los beneficios para propietarios, inversionistas y habitantes de las construcciones sostenibles?

Nosotros adoptamos un paquete de incentivos, el más importante es el de edificabilidad adicional. Tenemos un sistema de puntos que, en la medida en que (las constructoras) cumplan una cantidad de criterios, van sumando puntos, y en la medida en que suma puntos tiene acceso a estos beneficios. Y el más importante será el de la edificabilidad, el constructor que cumpla requisitos podrá edificar hasta un 20 % más de la norma que tenía en nuestro POT.

Adicional, hay algunos incentivos de naturaleza tributaria, que afectan el modelo financiero del constructor. También habrá beneficios tributarios que tiene que ver con el impuesto de delineación urbana y con el predial, estamos apuntando a un incentivo que sea una señal para que el constructor se motive a construir sostenible.

Creamos un sello para los proyectos que se certifiquen en estas buenas prácticas, es el “Sello Cali Construye Sostenible”. El sello en sí mismo es un incentivo, ya que hay un mercado que se mueve con estos proyectos de sostenibilidad, y eso permite al proyecto mejorar su valor de venta.

¿Cómo el Manual impactará positivamente a la comunidad?

El objetivo no solo es construir mejor, sino se busca generar un cambio en la cultura ambiental del usuario final, del comprador y las familias caleñas. No es fácil para una familia hacer modificaciones que requiere un apartamento o una vivienda para ser más sostenible. Para una familia es difícil migrar a eso, pero de esta manera logramos que desde la oferta de la vivienda ya venga con estas medidas: con recirculación de agua, con autogeneración de energía, con materiales recuperados. Sí creemos que eso va a tener un impacto importante en la conciencia ambiental de las familias, y creo que ese tiene que ser el propósito final del proyecto.

¿El Manual impulsa el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)?

Sin duda. Hay una agenda urbana alrededor de los ODS. El objetivo número 11 que es el de tener ciudades sostenibles es al que más le apostamos. Y tiene que ver con transformar la calidad de vida urbana, si queremos ciudades sustentables necesitamos transformar nuestra movilidad, tener ciudades de proximidad, ciudades de 15 minutos, donde la gente pueda disfrutar de todo lo que la ciudad tiene para ofrecer sin necesidad de tener un vehículo.

Eso pasa por tener viviendas cercanas a los lugares de trabajo, por tener espacios públicos de calidad, por tener servicios y equipamientos, y por tener vivienda de alta calidad que ofrezca confort al usuario, pero sin incurrir en los gastos de energía y de agua que hoy en día tenemos, porque cada vez más la población del mundo vive en las ciudad, y si no hacemos algo para transformar la manera en que estamos construyendo nuestras ciudades, pues las emisiones de carbono aumentaran todos los días.

 

Fuente: El Espectador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú